Que ver en las montanas lombardas

Qué ver en las montañas lombardas

Qué ver en las montañas lombardas

El  Valle Brembana, en el corazón de la alta  Lombardía,  es un pequeño mundo hecho a medida del ser humano, que hay que descubrir explorando los pequeños pueblecitos  donde todavía de pueden encontrar tiendas artesanales  y restaurantes que sirven platos de productos típicos. Entre los pueblos que hay que conocer destacamos el Borgo de Bretto, el Borgo de Cavaglia, Cerro Foppa, Grumo di San Giovanni e imperdible  Cornello del Tasso  situado en una estribación rocosa  sobre el río  Brembo.

Val Seriana y Val di Scalve  son un oasis de paz y relax. Es ideal para los que buscan el silencio y para los que quieren sumergirse en la naturaleza.  No hay que perderse la  Piazza dell'Orologio de Clusone, el espectacular Museo de los mineros en Gromo, el centro histórico de  Nembro, el  Museo del Maglio (museo del mazo) en Pontenossa, y la  Pala del Tiepolo en Rovetta.

Val Camonica está situado en Lombardía oriental, rodeado de las estribaciones de los  Prealpi orobiche (pre alpes orobie) al oeste y del monte de  Adamello al este. Con una extensión de 90 kilómetros es una de las áreas más extensas de los Alpes centrales. Una gran variedad de climas y de ambiente la caracterizan: de hecho se extiende desde el Lago di Iseo hasta las importantes estaciones de esquí de  Ponte di Legno y Montecampione. Su territorio está salpicado de  iglesias y capillas y de pueblos preciosos como Bienno, Iseo y Pisogne. No hay que olvidar los numerosos parques que protegen las grabaciones rupestres, declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, y que testimonian la antigua presencia de los Camunes en la zona.  

El Val Trompia, también llamado Valle del Oro  por la histórica presencia de yacimientos de hierro, es un espléndido valle a lo largo de alrededor de 50 km que limita con el  Val Camonica. Por todas partes encontramos muestras de la relación armoniosa entre el hombre y  la naturaleza: recorriendo alguno de los numerosos senderos naturalistas, no es raro encontrarse con un antiguo molino  o un viejo horno. Entre los pueblos más característicos destacamos  Gardone Val Trompia  donde muchos milaneses se han comprado una casa atraídos por la belleza del lugar.

El Val Sassina es conocido como la montaña del Lago de Como. Se sitúa entre el imponente grupo de  los Grigne al este y los  Pre alpes Orobies al oeste y tiene una espléndida vista del  lago. El valle alberga un precioso patrimonio artístico en las muchas iglesias esparcidas  a lo largo del territorio. Muy interesantes los pueblos de  Barzio y Cremeno.

La Valtellina  se encuentra en el centro de los Alpes  y limita de un lado con el  Lago de Como  y del otro con Suiza y el  Trentino Alto-Adige.  Es un tesoro de naturaleza virgen y se caracteriza por una espléndida variedad de paisajes. En Valchiavenna merece la pena ver el Palazzo Vertemate Franchi, el Mulino Moro di Bottonera  y el  Parco delle Marmitte Giganti.

En la zona de Tirano no hay que perderse una visita a la  Basilica della Madonna di Tirano.

La parte alta de Valtellina es muy conocida por los Terme di Bormio (baños termales),  un lugar único donde relajarse mirando el paisaje montañés y por las famosas estaciones de esquí de Livigno, Bormio, Aprica y Santa Caterina Valfurva. 

Síganos en nuestras redes sociales