Un dia en jurassic park en rivolta d adda

Un día en Jurassic Park… en Rivolta d’Adda

Un día en Jurassic Park… en Rivolta d’Adda Parco della Preistoria

La jornada comienza a la mañana temprano para llegar al Parque de la Prehistoria en Rivolta d'Adda, a solo 25 km de Milán: los niños ya están emocionados con la sola idea de esta experiencia.

Llegamos a un parque natural de más de 100 hectáreas, en la entrada existe la posibilidad de tomar el trencito para realizar la visita, pero nosotros preferimos continuar a pie. La primera reconstrucción que encontramos a lo largo del sendero es la del Pterygotus: los niños se enamoran de inmediato de este parque, en el que, en medio del verde, surgen las reconstrucciones de los antiguos habitantes de la Tierra. Poco más adelante seguimos el desvío que lleva al circuito botánico. Los niños no saben con qué se van a encontrar, pero, poco a poco, terminan por adorar también este recorrido que, aunque es menos insólito, también está lleno de colores y aromas por descubrir. Una vez que se vuelve al camino principal, otros enormes dinosaurios aparecen en medio de la naturaleza y, todas las veces, provocan grititos de entusiasmo entre los más pequeños. No obstante, uno de los momentos más memorables es la llegada a la zona dedicada a la fauna en semilibertad, donde ciervos, asnos, cabras, caballos y ovejas viven en amplios recintos dejándose ver de cerca por los visitantes, sin temor. Mientras damos un paseo en torno al Lago dei Cigni nos quedamos con la boca abierta frente al imponente Plesiosaurio y al Stegosaurus, luego, tras haber pasado cerca del Brontosaurio, nos dirigimos a la zona de picnic.

Durante la pausa para el almuerzo los más pequeños se divierten en el parque de juegos, mientras que los padres, descansamos en el bar. Tras la pausa, el recorrido sigue entre muchísimos otros dinosaurios: aprendemos a conocerlos y quedamos hechizados frente al más esperado de todos: el Tiranosaurio. Hay también algunas reproducciones de hombres prehistóricos y, sobre todo, para alegría de los niños, un curioso laberinto en el cual divertirse. En el Lago degli Aironi gozamos del paisaje y de los últimos momentos de nuestro paseo familiar, ya que el recorrido está llegando a su fin. Entonces, es el momento del colosal Mamut y luego llegamos al Museo Paleontológico, que alberga 60 restos y 30 paneles didácticos a través de los cuales somos guiados por Darwin, el dinosaurio paleontólogo. La última parada es en la tienda de souvenirs, donde compramos un recuerdo de la jornada; nos preparamos luego para volver a casa, todos muy felices.

Síganos en nuestras redes sociales