Cenacolo vinciano

Cenacolo Vinciano

Cenacolo Vinciano

El Refectorio  de Santa Maria delle Grazie  alberga una de las obras maestras  más importantes del arte en Italia. :el Cenacolo de Leonardo Da Vinci. La Última cena  se pintó en un arco de tiempo que va de 1494 a 1497.

La ubicación de esta obra, en el interior del lugar donde los hermanos se reunían para comer, no es de casualidad.

Hay que recordar que el refectorio, se encuentra a pocos pasos de la iglesia donde los religiosos escuchaban las Escrituras y recibían la Eucaristía.

Por lo tanto, la presencia de esta obra en medio de un gesto cotidiano, la comida o la cena,  recordaba continuamente que  la vida de la comunidad religiosa es una extensión de la vida de Cristo y de los apóstoles.

 En este lugar, la temática religiosa se casa con la histórico y artística.  La Última Cena fue encargada a Leonardo por  Ludovico Sforza, en esa época duque de Milán, en el contexto de un proyecto de embellecimiento del   convento y de la iglesia de Santa Maria de le Grazie. Ludovico Sforza pretendía colocar su propia sepultura  en estos lugares y por dichos motivos el edificio, la iglesia y el refectorio, debían ser una obra de arte sagrada, y de ese modo, satisfacer las ambiciones del duque y dar prestigio a su ciudad con obras de arquitectura y arte en el estilo del período.

Leonardo con la Última Cena creo en  Italia septentrional  un admirable ejemplo de la nueva perspectiva inaugurada en el arte florentino, abriendo las paredes del fondo del refectorio con la ilusión de una habitación espaciosa con techo de casetones. El artista, tratándose de pintura mural,  no se  comprometió con la tradicional pero resistente técnica del fresco, que impone una rápida capa de color en el yeso todavía húmedo, sino que quiso probar un   método innovador que permite intervenir sobre el yeso seco, y  así, poder retomar la obra cuidando los mínimos detalles.

Por desgracia, las intuiciones de  Leonardo  resultaron ser erróneas  y en poco tiempo,  por "una infeliz combinación de causas", la pintura comenzó a deteriorarse.  A lo largo de los siglos,  como consecuencia, se sucedieron muchas  restauraciones  en la tentativa desesperada de salvar la obra de arte.

En 1999, después de más de veinte años de trabajo, se termino la última intervención de conservación, y gracias a  la extracción de diferentes capas, se saco a la luz cuanto quedaba de la capa original.

Síganos en nuestras redes sociales