Sabbioneta

Sabbioneta

Sabbioneta

Sabbioneta es un burgo característico de la provincia de Mantova. Sabbioneta es una ciudad ideada por el príncipe-mecenas  Vespasiano Gonzaga Colonna  siguiendo el modelo de las antiguas ciudades romanas con una planificación urbana, teniendo en cuenta la visión moderna y funcional del Renacimiento.

Observando el plan hipodámico de las calles, la estructura urbanística en forma de estrella de seis puntas por medio de la forma hexagonal de los muros; el papel de los espacios públicos y de los monumentos,  el visitante capta enseguida el encanto de esta ciudad ideal que surge como un espejismo en la llanura, a  pocos km del Po. Se entra en la ciudad  por Puerta Vittoria (1567) con fachada de mármol y ladrillos a la vista, y cerca, se puede apreciar la Iglesia de la Incoronata (1586-88) de planta octogonal.
Piazza Ducale es el punto de observación ideal para captar el rigor de la estructura urbanística de Sabbioneta. De forma rectangular, la plaza está delimitada al sur por un pórtico de arcadas que culmina al oeste en la perspectiva angular del Palazzetto del Cavalleggero, y al norte en la Iglesia dell'Assunta. Ocupan los lados cortos de la plaza, el Palazzo della Ragione, antigua vivienda de la   Comunidad y del pastor ducal,  y el Palazzo Ducale, centro de la  vida pública y administrativa del pequeño  Estado de Sabbioneta y  primera  pieza del ambicioso programa arquitectónico de  Vespasiano Gonzaga.

En Piazza San Rocco,  hay que visitar lasecentesca Iglesia de San Rocco con los frescos del interior de Giovanni Morini, y  la Sinagoga, situada en el segundo piso de un grupo de casas que constituían el antiguo poblado judío. Atravesando la plaza Ducal  se llega al Teatro all'Antica (1588-90). Interesante de ver el Palacio Jardín (1578-88), villa suburbana  y lugar de deleite en el que el príncipe se refugiaba para leer, estudiar y distraerse de las fatigas del gobierno.

A la izquierda de Puerta Imperial (1579) se encuentra el  Palazzo Forti,  propiedad de una rica familia judía hasta la primera mitad del Novecento, y a la derecha, la Iglesia del Carmine (1683) reedificada sobre la preexistente estructura  cinquecentesca. Saliendo de la ciudad desde la Puerta Imperial se pueden  ver los restos de la Rocca y, siguiendo el camino exterior, destacan sus baluartes y la muralla de forma de estrella irregular, completamente restaurada. 

Síganos en nuestras redes sociales