Porta romana

Porta Romana

Porta Romana wikimedia commons

La elegante avenida Porta Romana ha sido, por largo tiempo, el centro de la vida ciudadana de Milán y lugar escogido por la nobleza local para construir sus residencias nobiliarias. Allí se celebraban ceremonias triunfales y fiestas alegres. A fines del siglo XVIII su importancia comienza a declinar como consecuencia del surgimiento de nuevos barrios en distintas zonas de la ciudad.

Al final de la avenida, en la plaza Medaglie d'Oro, se erige la Porta Romana, tiempo atrás parte integrante de los muros españoles, que se contaban entre los más famosos de Europa y de los que queda un fragmento a la derecha de la Puerta. El arco fue construido en 1598 en base a un diseño de Aurelio Trezzi con motivo de la llegada a Milán de María Teresa de Austria, que se dirigía a Madrid para unirse en matrimonio con Felipe III de España.

En este antiguo barrio del centro de Milán todavía hoy se puede sentir el sabor de la antigua Milán degustando un café en uno de los bares históricos o almorzando en una de los tantos mesones típicos.

En la zona se encuentran también el Teatro Carcano, uno de los más importantes teatros de ciudad construido sobre las ruinas del ex convento de San Lázaro y las Termas de Milán, elegante complejo termal que contiene saunas, baños turcos, tinas de hidromasaje y áreas de relax.

Síganos en nuestras redes sociales