Complejo de san salvatore santa giulia y capitolium

Complejo de San Salvatore - Santa Giulia y Capitolium

Complejo de San Salvatore - Santa Giulia y Capitolium Bresciatourism

El Museo de la  ciudad de Brescia se encuentra en el histórico entorno del  monasterio benedictino femenino  de San Salvatore y Santa Giulia, fundado en el 753 por el duque Desiderio, más tarde rey de los Longobardos , y su mujer Ansa. En la edad romana, la zona del monasterio estaba ocupada por un vasto barrio, con viviendas decoradas con mosaicos y frescos y  por un trazado de vía pública, parcialmente recuperados en el  curso de una reciente campaña de excavación y en buena parte visibles en el interior del museo.

La visita del Museo di Santa Giulia se desarrolla a través de dos recorridos. El primero está dedicado a la historia del Monasterio, cuya estructura monumental documenta las diversas épocas que han marcado la historia de la ciudad: la iglesia San Salvatore de edad longobarda, el oratorio románico de Santa Maria en Solario, el coro de las monjas, la iglesia de Santa Giulia, los  claustros de edad renacentista, la Cruz con piedras preciosas Desiderio y la  Lipsanoteca en marfíl.

El segundo recorrido, que se integra con el anterior, presenta materiales y obras de arte de extraordinario valor, provenientes de la ciudad y del territorio, ordenadas en sectores que cronológicamente van desde la edad prehistórica al Ottocento.

En el interior del museo,  el particular espacio está dedicado a la Domus dell'Ortaglia, la casa romana bastante  documentada, en un área arqueológica  en la que solo son visibles in situ,  restos de dos viviendas encontradas en el espacio que en el medievo estaba ocupado por los huertos del monasterio.

El Templo Capitolino o Capitolium fue levantado por el emperador Vespasiano entre el 73 y el 74 d.c.  y cerraba al norte con el  Foro de la antigua Brixia. El Capitolium era el templo principal de cada ciudad romana  y  el símbolo de la cultura de Roma.  Como consecuencia de las recientes investigaciones arqueológicas, estudios y operaciones de restauración, es posible entrar en el templo  y ver la parte original  de su decoración y del mobiliario  de las grandes celdas. En su interior, se conservan todavía los  suelos originales  de mármol de color dispuestos en  motivos geométricos que datan del siglo I  d.c.  Además de los altares en piedra de Botticino, se han dispuesto en el interior de las celdas, partes de  estatuas de culto y de muebles.

La visita  se abre con la narración de la larga historia de este zona, de su pasado, de su  apariencia, en una atmósfera sugerente en la que voces e imágenes acompañan al visitante en el tiempo.

Síganos en nuestras redes sociales