El castillo de brescia

El castillo de Brescia

El castillo de Brescia Bresciatourism

Refugiado bajo la colina Cidneo, en un contexto naturalístico que representa uno de los "pulmones verdes" de la ciudad", el Castillo de Brescia constituye uno de los más fascinantes complejos fortificados de la Italia Septentrional, donde se pueden observar todavía hoy las marcas de las diversas dominaciones. La torre fortificada central, los imponentes muros almenados y el torreón de influencia viscontea, además de los potentes baluartes y el monumental acceso cinquecentesco con puente levadizo, son testigos del poder de la Serenissima, que rigió la ciudad durante más de cuatro siglos.

Ya teatro de las célebres Diez Jornadas de Brescia, el Castillo ha hoy en día abandonado todo legado beligerante para ofrecerse con sus agradables y sinuosas cuestas como lugar de paseo para los visitantes, que desde el corazón de la ciudad vieja, placeta Tito Speri, pueden acceder a la cima de la colina a través del recorrido del barrio Sant'Urbano.

En su interior, el Castillo sorprende con callecitas llenas de misterio, ambientes secretos y un panorama de lo más cautivador, permitiendo atisbar las laderas de los Ronchi y el valle.

En el interior, es posible visitar dos museos. El Museo del Risorgimento, en el edificio del Grande Miglio, que exhibe reliquias y documentos del periodo del resurgimiento, especialmente en lo que atañe a las vivencias históricas que convulsionaron Brescia y su territorio desde la Edad napoleónica hasta la Unión de Italia. En el Museo delle Armi, en el interior de la torre fortificada Viscontea y en la cima de la fortaleza, hay expuesta una de las más grandes colecciones europeas de armas y de armaduras antiguas.

Impresionante el giro delle torri y la Strada del soccorso, una vía de fuga viscontea que ha marcado los asedios acontecidos en la historia de la ciudad. Siguiendo los caminos se descubre el Castillo, con su equilibrado eclecticismo, donde conviven, en una armonía totalmente natural, uno de los más antiguos y preciados viñedos de la ciudad, acurrucado en una de las laderas de la colina, los legados romanos como el almacén de aceite con recipientes de la época que se conservan hasta hoy , los baluartes medievales y una locomotora de 1909, hecha "Prigioniera del Falco d'Italia" (prisionera del halcón de Italia)

Síganos en nuestras redes sociales