Borgo de gromo

Borgo de Gromo

Borgo de Gromo Flickr_Marco Pozzo

Gromo es uno de los pocos burgos fortificados en la montaña conservados casi íntegramente, se encuentra en la cima de una enorme roca y por lo tanto domina el valle subyacente. El centro histórico está lleno de edificios antiguos y monumentos, testigos de su prestigioso pasado; un patrimonio artístico que alberga ejemplos de una arquitectura desarrollada e investigada que se esconde en este pequeño pueblo.

El Palazzo Milesi,  data de 1443  y ahora, el  Ayuntamiento, presenta una elegante  galería y alberga en su interior el archivo  público donde se conservan preciosos pergaminos. La pequeña iglesia de San Gregorio merece una visita para admirar su bonito  retablo secentesco. En el pueblo encontramos por todas partes elementos que nos transportan al pasado: pequeñas fuentes esparcidas, refinadas rejas en las ventanas de las residencias históricas, ville liberty, todos ellos elementos que convierten a  Gromo  en una auténtica joya de la montaña bergamasca.

La mayor atracción de Gromo son sus  castillos. El Castillo Ginami surge en el  centro histórico del pueblo, en la escenográfica piazza Dante, destacando sobre todos los demás edificios. Este castillo fue construido en 1246, su torre se ha mantenido prácticamente intacta y en el interior de su estructura se conserva una  colección de objetos antiguos de gran valor, en un salón de techos dorados con una lámpara de araña de hierro forjado. El segundo castillo se encuentra más alejado del centro y es famoso por su torre, llamada Torre Gananderio.  Este castillo presenta muros almenados y un patio interno con claustro y  bíforas; su aspecto es el de un castillo medieval,  pero las primeras dataciones lo sitúan en 1784.

 

Síganos en nuestras redes sociales